Saltar al contenido
La Puerta del Misterio

Chichen Itzá: una obra de ingeniería Maya

Valora este post

El castillo de Chichen Itzá es una gran pirámide que ocupa 55 metros cuadrados de territorio, con 24 metros de altura, con escalinatas a los 4 puntos cardinales, cada una con 91 escalones, 9 plataformas sucesivas que le componen, 52 grabados de figuras mitológicas, dos grandes estatuas de piedra que representan al dios Serpiente-Emplumada Kukulcán (también conocido como Quetzalcóatl) en la base de las escalinatas del lado norte.Son muchos los atractivos que tiene viajar a Chichen Itzá.

Chichen Itzá es un complejo arqueológico compuesto por muchos monumentos dentro de los cuales se encuentra la pirámide de Chichén Itzá, mejor conocida como la pirámide de Kukulcán. La pirámide por si sola tiene mucho que ofrecer. Esta pirámide, además de su majestuosa arquitectura, de la belleza del arte Maya y de sus estatuas sagradas, es un impresionante calendario que en los días de los equinoccios genera los más curiosos espectáculos.

Se cree que al viajar a Chichén Itzá, en este lugar las personas pueden ir a recargar sus energías, por estar éste alineado con los movimientos de los astros, en especial con los movimientos del Sol. Hay personas que llevan a sus hijos a presentarlos ante el cosmos. La pirámide de Kukulcán se encuentra sincronizada con los movimientos de los astros y con muchos aspectos del calendario Maya.

Todos ellos con detalles fascinantes que no alcanzan a contarse en las limitaciones de éste artículo. A continuación trataremos algunos de los detalles por los cuales visitar la Pirámide de Chichén Itzá es una experiencia fascinante y por los cual la pirámide de Kukulcán es considerada una de las maravillas del mundo moderno.- Es un monumento de épocas ancestrales: Se cree que la pirámide de Kukulcán fue construida hacia el año 960 d.c. Esto significa que fue construida aproximadamente 1040 años atrás. Este es un número bastante significativo de años, el cual revela la calidad de las construcciones Mayas.

Al viajar a Chichén Itzá te remontas todos estos años en la historia y compartirás las vivencias y experiencias y tradiciones de una cultura de decenios de siglos atrás. En realidad, la pirámide de Chichén Itzá nos permite hacer un viaje en el tiempo de los más fascinantes.- Calidad Técnica: Respecto a la calidad técnica con que se construyeron estas pirámides hay mucho que decir desde el punto de vista arquitectónico, de ingeniería y astronómico.

La pirámide de Chichén Itzá ha sido construida con una ingeniería de óptimo rendimiento, pues, a pesar de sus más de 1000 años de haber sido construida, aún sigue en pie sin mayores daños por parte del paso del tiempo. Desde el punto de vista arquitectónico, vemos que el diseño del lugar es hermoso. No es necesario ser experto para darse cuenta que la disposición del lugar, la estética de sus muros y estructura, y sus proporciones, son una forma de evocar la palabra armonía. Desde el punto de vista astronómico, podemos decir que la pirámide revela el gran avance que los Mayas tenían respecto a éste tipo de conocimiento.

La pirámide no sólo se encuentra alineada con los movimientos de los equinoccios (cosa que es sumamente complicada aún para las técnicas modernas), sino que su estructura se encuentra sincronizada con muchos de los datos y componentes del calendario de los mayas. Esta es una muestra de los grandes conocimientos y del gran avance de la cultura Maya en cuanto a pensamiento y técnica.- Impresionante sincronía con los fenómenos astronómicos: La pirámide de Chichén Itzá se encuentra alineada con los equinoccios del 21 de Marzo y del 21 de Septiembre. En estas épocas viajar y ver éstos fenómenos es impresionante.

Podrás ver como el dios Kukulcán (La Serpiente Emplumada) se asoma y vuelve a esconderse en la pirámide. En efecto, en los equinoccios, la pirámide proyecta una sombra dividida en 13 espacios de luz y de forma triangular (estos 13 espacios corresponden a una de las medidas de los tiempos armónicos del sol en el calendario Maya), estos 13 espacios forman la figura de la serpiente emplumada, cuyo tamaño alcanza los 35 metros. Esta figura tiene dos estatuas en el frente de la entrada norte de la pirámide que la representan. La figura sale del portal de las dos estatuas y se esconde en la cabeza de las mismas de forma perfecta. Dicen que el fenómeno es hermoso y miles de personas se dedican a viajar a Chichén Itzá a cada equinoccio para presenciarlo.

Vista aerea Chichen Itzá | Crédito

Además de éste curioso fenómeno, la pirámide tiene toda clase de aspectos relacionados con números importantes en el calendario Maya. Así, la pirámide esta construida en 9 plataformas que representan los 9 niveles del inframundo y los 9 señores de la noche para esta cultura. La pirámide tiene cuatro plataformas de 91 escalones que sumadas suman 364, que es el número de días del año (me dirán que son 365, pero es que en la cultura Maya el último día del año era llamado el día sin tiempo, el cual esta representado por la plataforma superior y no era contado dentro de los días del calendario).

Tiene 4 escalinatas a cada lado, que representan los 4 puntos cardinales y las cuatro razas del calendario Maya. Tiene 52 paneles grandes decorados a lo largo de su plataforma, que representa la cantidad de años en que los ciclos de tiempo del calendario del sol y la tierra (de 365 días) y el calendario sagrado Tzolquin (de ciclos de 260 días), se alinean perfectamente y coinciden en el último día del año. Estas son algunas de las sincronías, entre las muchas que pueden mencionarse. En verdad cosas como éstas hacen de la pirámide de Kukulcán un lugar digno de visitarse.

Reconocido por autoridades en la materia: El lugar es reconocido por expertos como un gran legado de la cultura Maya para la humanidad. El lugar no sólo es testimonio de la historia de los mayas, sino que también enseña al hombre moderno muchas cosas respecto a los movimientos de los astros y de los fenómenos del tiempo que aún no puede comprender.

Es por estas razones y por muchas más que vale la pena visitar la Pirámide de Chichén Itzá y por lo cual es considerada una de las maravillas del mundo moderno.