¿Cómo se propagan las religiones?
Saltar al contenido
La Puerta del Misterio

¿Cómo se propagan las ideologías religiosas?

Tiempo de lectura: 3 minutos

En los últimos 2000 años, el cristianismo ha pasado de ser una pequeña secta religiosa a ser la mayor familia de religiones del mundo. ¿Cómo llegó a ser tan exitoso? ¿Se propagó el cristianismo a través de movimientos de base o de élites políticas? ¿Y qué puede decirnos la propagación del cristianismo acerca de cómo se produce un cambio social generalizado?

Un artículo publicado en Nature Human Behaviour utiliza nuevos métodos computacionales interculturales para ayudar a responder estas preguntas. La investigación probó cómo las jerarquías políticas, la desigualdad social y el tamaño de la población afectaban la propagación del cristianismo en 70 sociedades austronesias.

Las sociedades austronesias compartían una lengua ancestral común y están situadas en el sudeste asiático, África Oriental y el Pacífico Sur. Históricamente, iban desde comunidades familiares igualitarias muy pequeñas hasta grandes sociedades políticamente complejas como Hawai. La conversión típicamente ocurrió en los siglos XVIII y XIX, y mientras algunas sociedades tardaron menos de un año en convertirse, otras tardaron hasta 205 años. La variedad de estructuras sociales e historias de conversión hace que las sociedades austronesias sean ideales para teorías sobre cómo se produce el cambio cultural.

Los resultados del estudio muestran que las culturas con estructuras de liderazgo político fueron a menudo las más rápidas en convertirse al cristianismo. Esto apoya un proceso de conversión “de arriba hacia abajo” en el que los jefes y líderes de élite, ellos mismos convertidos por los misioneros, eran altamente influyentes en la difusión de la doctrina cristiana entre su pueblo.

Por el contrario, la desigualdad social no estaba relacionada con los tiempos de conversión. Esto desafía una de las razones más citadas de la popularidad del cristianismo, que se difundió desde “abajo hacia arriba” al reconvertir a las clases bajas y prometer mejorar las vidas de los menos privilegiados en el más allá.

La investigación también encontró que el cristianismo se propagó más rápidamente entre poblaciones pequeñas. Esto ayuda a clarificar la importancia del tamaño de la población en los procesos de cambio cultural.

“Mientras que la gente a menudo piensa en las grandes sociedades como fuentes de innovación, nuestros hallazgos muestran que las sociedades más grandes también pueden ser lentas para captar nuevas ideas”, dice el autor principal, el Dr. Joseph Watts, quien llevó a cabo la investigación en la Facultad de Psicología de la Universidad de Auckland y en el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Jena, Alemania. “En una población pequeña, es más probable que las creencias se transmitan con relativa rapidez, sobre todo si son impulsadas por líderes y otras figuras poderosas”.

El Dr. Watts dice que los hallazgos proporcionan una visión significativa del comportamiento humano a gran escala y del proceso de cambio cultural, un aspecto fascinante de la vida humana. “Si nos fijamos en nuestro mundo contemporáneo, algunas cosas se propagan increíblemente rápido mientras que otras toman mucho tiempo, así que aquí proporcionamos evidencia de por qué podría ser”.

El profesor Quentin Atkinson, de la Universidad de Auckland, investigador de este estudio, dice que encontrar nuevas respuestas sobre cómo se han propagado las creencias en el pasado nos da una idea de cómo podrían propagarse en el futuro. “Esta investigación puede ayudarnos a entender cómo el tamaño y la estructura de las poblaciones influyen en la difusión y adopción de nuevas instituciones, ideologías o tecnologías”.

Imagen de portada | Los jefes Waikato y Hongi Hika con el misionero Thomas Kendall, Oleo sobre lienzo de James Barry, 1820 Crédito: Biblioteca Nacional de Nueva Zelanda Te Puna Mātauranga o Aotearoa, Biblioteca Alexander Turnbull, Wellington (Ref:G-618) 

Fuente | shh