Descubren un pendiente romano de oro con una esmeralda en un castillo
Saltar al contenido
La Puerta del Misterio

Descubren un pendiente romano de oro con una esmeralda en un castillo

Las excavaciones arqueológicas en el yacimiento romano de Los Bañales, en Uncastillo, han sacado a la luz una pieza excepcional, un fragmento de un pendiente romano de oro, adornado con una esmeralda, que da fe de la pujanza económica que tuvo la ciudad.

«El pendiente, que está incompleto, apareció el jueves pasado en un recinto comercial que estamos excavando en un cruce de calles –relata el arqueólogo e historiador Javier Andreu, que dirige los trabajos junto a Juan José Bienes–. Lo encontramos en un nivel correspondiente al abandono de la ciudad, en la segunda mitad del siglo II después de Cristo. Pero, por el tamaño del fragmento encontrado, de 0,5 centímetros de longitud, por la sección y por los lóbulos que presenta, pensamos que puede fecharse entre finales del siglo I antes de Cristo y finales del I después de Cristo».

No es el primer hallazgo de estas características que se produce en Aragón. Los especialistas aún no han estudiado la pieza, a la que se le realizarán análisis en los próximos meses.

«Es un hallazgo pequeño en comparación con las inscripciones que hemos encontrado otros años –añade Andreu– pero es muy significativo. Vamos a analizar el oro para saber de dónde procede, porque Los Bañales tenían relaciones comerciales muy diversas. Puede ser del Noroeste español, donde Plinio decía que se producía oro de buena calidad; también puede provenir del otro lado de los Pirineos, donde los últimos estudios arqueológicos están descubriendo actividad de este tipo; o también de cualquier puerto del Mediterráneo». Además, hay que confirmar que la piedra verde de la pieza es, como parece, una esmeralda.

Las excavaciones en Los Bañales han entrado en la segunda semana del primer turno. Treinta y ocho estudiantes procedentes de 13 universidades están trabajando en el enclave. Provienen de Estados Unidos, Chile, Venezuela, Francia, Portugal y, lógicamente, España. La próxima semana empezará a trabajar en Los Bañales un nuevo grupo de estudiantes, aunque se reducirá a 15, varios de ellos procedentes también de otros países.


«Los trabajos se centran en tres áreas –asegura Andreu–: la calle este-oeste, un gran decumano que se está revelando como la calle romana mejor conservada junto a las de Celsa y Azaila; un frente comercial; y una calle en el eje norte-sur».

Es la décima campaña de excavaciones en el yacimiento, y se realizan gracias al impulso de la Fundación Uncastillo, la autorización de la Dirección General de Cultura y Patrimonio del Gobierno de Aragón y la ayuda de la comarca de Cinco Villas, de los ayuntamientos de Uncastillo, Layana, Biota y Sádaba, de la Fundación ACS, CBRE España y la Universidad de Navarra. Los trabajos concluirán el 22 de julio, día en que se celebrará la ya tradicional jornada de puertas abiertas. El año pasado, más de 1.000 personas asistieron a las actividades organizadas a lo largo de ese día.
Hace tan solo unas semanas, Los Bañales volvieron al ser noticia al reinterpretarse una pieza descubierta en 2013 como un altar dedicado a la Victoria.

Y, desde principios de este año, Los Bañales es el primer yacimiento de España que tiene una aplicación para teléfono móvil que facilita información y datos históricos al visitante o al aficionado a la arqueología. Se ha desarrollado gracias a la Fundación Española de Ciencia y Tecnología y la Universidad de Navarra. Incluye recreación gráfica de cada uno de los espacios y modelos virtuales de muchos de los materiales que han aparecido en la excavación del foro y que no pueden verse in situ.

La app contiene además información sobre la vida cotidiana, la religión y la epigrafía romanas.

Fuente | Heraldo