Saltar al contenido
La Puerta del Misterio

El padre de la Inteligencia Artificial: “a la larga, la IA se separará de los humanos”

"Hemos sido cyborgs durante mucho tiempo, y estamos mejorando constantemente."

El padre de la Inteligencia Artificial: “a la larga, la IA se separará de los humanos”
Valora este post

Jürgen Schmidhuber es considerado por muchos como el padre de la inteligencia artificial moderna (IA). Desde los años 90 realiza investigación básica en el Instituto Dalle Molle de Estudios de Inteligencia Artificial (IDSIA) de Lugano. Hoy en día, el reconocimiento de voz y la traducción basada en esta tecnología funcionan en miles de millones de teléfonos inteligentes. Schmidhuber está convencido de que la IA pronto superará a la inteligencia humana.

En las entrevistas sigue diciendo que quiere trabajar como científico hasta que haya desarrollado una máquina más inteligente que ella.

¿De dónde viene este sueño?

Jurgen Schmidhuber: De niño me preguntaba cómo podía maximizar mi influencia en el mundo. Cuando me di cuenta de que no era muy inteligente, pensé que la solución era construir una máquina que aprendiera a ser mucho más inteligente que yo y pudiera resolver problemas que eran demasiado difíciles para mí. Así que mi trabajo de hoy es una consecuencia natural de esta idea megalómana e infantil.

Una de las contribuciones más importantes de su equipo para el descubrimiento de la inteligencia artificial son las llamadas redes neuronales recurrentes, incluyendo la “Long Short Term Memory” (LSTM). ¿Podría explicar brevemente esta tecnología a un lego?

El LSTM está inspirado en el cerebro humano, que tiene alrededor de 100 mil millones de neuronas. Cada neurona está conectada a otras 10.000 neuronas. Cada conexión tiene una cierta fuerza que dice cuánto se influyen mutuamente las neuronas conectadas. Al principio, todas las conexiones son aleatorias, por lo que lo que la red produce inicialmente no tiene sentido. Sin embargo, utilizando un algoritmo de aprendizaje inteligente, el LSTM es capaz de optimizar la fuerza de estas conexiones a lo largo del tiempo para que el sistema, por ejemplo, pueda reconocer idiomas. Hoy en día, LSTM trabaja en tres mil millones de teléfonos inteligentes y las cinco compañías más grandes del mundo – Apple, Google, Microsoft, Facebook y Amazon – utilizan LSTM miles de millones de veces al día para la traducción de textos, el reconocimiento de voz y la producción de idiomas. Sin embargo, el LSTM no es el invento más importante que se realiza en nuestros laboratorios.

¿Qué es eso?

LSTM es puro reconocimiento de modelos, es decir, observación pasiva de datos. Hemos estado trabajando durante mucho tiempo en sistemas que pueden procesar los datos entrantes de forma independiente, como siempre hemos hecho los humanos. Por ejemplo, nadie necesita enseñar a los niños cuándo y cómo mover sus músculos para comer algo. Lo aprenden por sí mismos, a través del ejercicio y la experiencia. La verdadera inteligencia artificial también aprende de la interacción con el mundo. Es una cuestión de percepción y acción continua, combinada con la necesidad de alcanzar ciertos objetivos.

¿Cuáles son los principales retos del IDSIA de Lugano?

Nos interesan mucho los sistemas que plantean problemas y establecen sus propias metas, es decir, con curiosidad y creatividad artificial. Por ejemplo, ¿cómo puedo construir un sistema que explore el mundo con curiosidad como lo haría un niño o un científico? Mis primeras publicaciones en este campo se remontan a los años noventa. Pero sólo ahora tenemos suficiente potencia de cálculo para hacer frente a estos sistemas. Dado que cada cinco años la potencia de cálculo cuesta unas diez veces menos, pronto tendremos ordenadores con la capacidad bruta de un cerebro humano.

¿Significa eso también que la gente perderá el control de la IA?

Actualmente, casi toda la investigación de la IA se centra en la prolongación y facilitación de la vida humana. A largo plazo, sin embargo, las inteligencias artificiales verdaderamente inteligentes se separarán de los seres humanos.

Entonces, ¿qué pasa?

Los robots inteligentes se extenderán allí donde la mayoría de los recursos están disponibles en forma de materia y energía, es decir, en el espacio lejos de la Tierra. Ahí fuera, por ejemplo, hay miles de millones de veces más luz solar que en nuestra tierra. El AI colonizará primero el sistema solar y luego, en unos pocos millones de años, toda la Vía Láctea. El espacio está hecho para una IA bien diseñada, no para nosotros. Como el universo visible es todavía muy joven y probablemente envejecerá de nuevo durante millones de años, hay tiempo más que suficiente para que la IA colonice el universo y lo transforme completamente.

¿Sigue siendo ciencia o ya es ciencia ficción?

La ciencia ficción tradicional no entendía o no quería entender cómo se desarrollará concretamente la IA. La ciencia ficción del siglo pasado era principalmente antropocéntrica. Autores como Isaac Asimov diseñaron imperios galácticos, pero tuvieron que inventar castrerías físicas, como las hipersalinas y los sistemas de velocidad de la superluz, para hacer compatible la corta vida del hombre con las grandes distancias de la Vía Láctea. Por el contrario, una IA bien diseñada no tendrá problemas con la limitación natural de la velocidad física. Incluso el “Beamen” es trivial para la IA: se pueden mover a la velocidad de la luz entre el transmisor y el receptor, tal y como lo hemos estado haciendo durante mucho tiempo en nuestros laboratorios.

Hace tres meses, el fundador de Tesla, Elon Musk, llamó la atención del mundo diciendo que la AI representa el mayor peligro para la existencia de la humanidad, presagiando una tercera guerra mundial. ¿Qué opinas tú?

Es interesante ver con qué frecuencia toman la palabra personas que no son expertos en AI -incluidos muchos filósofos, físicos y empresarios-. Elon Musk me invitó una vez a una fiesta familiar, y hablamos del tema durante horas. Cada vez que me encuentro con gente tan influyente, trato de apaciguar sus temores. De hecho, está claro que la IA no aumenta el potencial de autodestrucción en la tierra. La capacidad máxima de autodestrucción ya se alcanzó en los años 60 con la bomba de hidrógeno. Hay varias potencias en el mundo que tienen esta tecnología a su disposición y pueden aniquilar la civilización tal como la conocemos hoy en día en dos horas.

Estamos hablando de armas controladas por humanos. Pero al igual que Elon Musk, usted también ha planeado sistemas que decidirán por sí mismos en el futuro.

Actualmente, el 95% de la investigación de IA está muy centrada en las necesidades humanas, para hacer que las personas sean más largas y saludables, así como para hacerlas más dependientes de su smartphone. Existe, por lo tanto, una gran necesidad comercial de construir inteligencias artificiales de tal manera que estén cerca del hombre y faciliten su vida, de lo contrario no serían compradas. Aunque las redes LSTM se utilizan para controlar los aviones no tripulados, los usos militares son sólo una fracción de la investigación actual.

Sin embargo, usted firmó una carta abierta en 2015 en la que más de 100 científicos advierten al público y a los políticos contra el uso de la AI en la guerra.

Así como yo habría firmado una carta de este tipo hace 750.000 años cuando el hombre logró controlar el fuego. Entonces habría escrito: el fuego tiene grandes ventajas, podemos cocinar y mantenernos calientes por la noche. Pero el fuego también puede causar incendios y quemar a otras personas. Debemos ser conscientes de los peligros y centrarnos en promover los aspectos positivos de la nueva tecnología.

El historiador israelí Yuval Harari predice la fusión del hombre con la IA en un “Homo Deus”, un ser divino, casi inmortal. ¿Qué crees que traerá la fusión hombre-máquina?

Hemos sido cyborgs durante mucho tiempo: llevamos gafas y relojes, recientemente incluso hemos construido implantes y prótesis que reaccionan a nuestras señales nerviosas. Estamos en constante mejora gracias a la fusión con la tecnología. Durante décadas hemos estado especulando que tarde o temprano podemos robar nuestra mente de las sinapsis del cerebro y transplantarla a una computadora, para continuar viviendo en una simulación, por ejemplo en un paraíso virtual, y aún así mantener el acceso a la realidad a través de sensores y actuadores. No hay ninguna razón física conocida por la que esto sea en principio imposible. Supongamos, pues, que ésta es la verdad: así una mente tan “cargada”, al principio todavía muy humana, se encontrará inmediatamente confrontada con grandes tentaciones.

¿En qué tentaciones estás pensando?

Por ejemplo, no sólo tienen dos ojos, sino que tienen un millón, incluyendo la visión de radar o de rayos X. O incluso tener una audición para todo tipo de sonidos que no podemos oír hoy en día. O aumentar la capacidad computacional de nuestro cerebro un millón de veces. Aquellos que ceden a estas tentaciones pronto se vuelven sobrehumanos e inhumanos, acercándose a la pura inteligencia artificial que no lleva lastre biológico evolutivo.

Pero, ¿y si alguien quiere preservar su humanidad original?

En el contexto de la expansión de la esfera de la Inteligencia Artificial, que pronto se extenderá a gran velocidad desde el sistema solar, ya no podrá competir con la IA real, y la humanidad ya no podrá desempeñar un papel significativo. En el futuro, las decisiones serán probablemente tomadas por aquellos que sean capaces de explotar todos estos potenciales y nuevas capacidades informáticas. En ambos casos, la persona convencional tal como la conocemos hoy en día ya no desempeñará un papel importante. Todo cambiará y la historia de la civilización dominada por el hombre clásico terminará en las próximas décadas.

¿Quién es Jürgen Schmidhuber?

Jürgen Schmidhuber desempeñó un papel importante en la formación de la inteligencia artificial moderna (IA). Es director científico del Instituto Dalle Molle de Estudios de Inteligencia Artificial (IDSIA), apoyado por la Universidad de Lugano (USI) y la Universidad de Ciencias Aplicadas y Artes del Sur de Suiza (SUPSI).

Desde 1991 publica trabajos pioneros sobre “Aprendizaje Profundo” a través de redes neuronales artificiales profundas. Las redes neuronales desarrolladas en la Universidad Técnica de Munich e IDSIA se utilizan ahora para la traducción automática de Facebook, el reconocimiento de voz por parte de Google, Siri por parte de Apple y Alexa por parte de Amazon, y también se utilizan para el reconocimiento de imágenes, incluida la detección precoz del cáncer.

Schmidhuber ha recibido numerosos premios internacionales y es presidente de la empresa NNAISENSE, con sede en Lugano, que desarrolla nuevas soluciones IA para los sectores financiero, automovilístico y de la industria pesada. A largo plazo, la empresa quiere comercializar una IA universal que funcione con independencia del sector en cuestión.

Fuente | TV Svizzera

Sumario
Jürgen Schmidhuber: A la larga, la IA se separará de los humanos
Título
Jürgen Schmidhuber: A la larga, la IA se separará de los humanos
Descripcion
La IA superará la mente humana siendo totalmente independiente
Autor
Editor
La Puerta del Misterio