Encuentran en Perú la fosa más grande de sacrificios de niños
Saltar al contenido
La Puerta del Misterio

Encuentran en Perú la fosa más grande de sacrificios de niños

En una exclusiva con National Geographic, un equipo de científicos internacionales halló lo que probablemente es el mayor lugar de sacrificios de niños en la historia mundial. Los restos óseos de más de 140 niños, así como 200 llamas, se descubrieron en la costa norte de Perú y datan de más de 500 años atrás.

En aquel momento, la civilización precolombina llamada Chan Chan era la próspera capital del Imperio Chimú. Controlaba un territorio que se extendía a lo largo de 600 millas de la costa del Pacífico y atravesaba lo que actualmente es la frontera Perú- Ecuador hasta Lima. El único imperio más grande en aquel momento era el Imperio Inca, que puso fin a los Chimú alrededor de 1475.

El sitio de sacrificio, Huanchaquito- Las Llamas, está a 300 metros del mar y a menos de 800 metros del sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (Chan Chan). El sitio llamó la atención por primera vez en el año 2011, cuando los lugareños informaron sobre restos humanos que erosionaban desde las dunas costeras. Una excavación inicial dio como resultado 42 niños y 76 llamas. El descubrimiento de los 140 niños y 200 llamas fue el resultado final cuando la excavación concluyó en el año 2016.

Los restos fueron preservados en arena seca. Se estimó que la mayoría de niños tenían entre 8 y 12 años. Los textiles encontrados en el sitio datan de entre 1400- 1450. Varios factores proporcionan evidencia de que el descubrimiento fue alguna vez un lugar de sacrificios. Las caras de los niños tenían un pigmento rojo hecho de minerales aplicados en sus rostros. Sus pechos fueron abiertos, probablemente para que sus corazones puedan ser removidos fácilmente. También se descubrieron huesos de costillas con marcas de cortes y esternones cortados por la mitad.

Además, se hallaron cerca del sitio los restos de tres adultos; un hombre y dos mujeres quienes mostraban golpes contundentes en la cabeza, algo que indicó que fueron parte de un ritual y luego desechados.

La pregunta de por qué sacrificios como este, especialmente teniendo a niños como víctimas tuvo lugar, es algo que muchos se preguntan. Haagen Klaus, profesor de antropología en la Universidad de George Mason, especuló que podría haber sido para evitar los desastres que causaba el fenómeno del Niño “Sacrificaban lo que era de mayor valor para ellos” añadiendo que cuando los sacrificios de adultos demostraban ser ineficaces “Quizás había una necesidad de elegir un nuevo tipo de víctima para los sacrificios” aunque claro, todo esto no es seguro del todo.

Los investigadores enviaron un informe sobre el descubrimiento a una revista científica, ahora, están enfocados en descubrir las historias personales de quiénes fueron las víctimas y de dónde procedían.