La Esfera de Dyson y el nivel tecnológico de una civilización alienígena
Saltar al contenido
La Puerta del Misterio

La Esfera de Dyson y el nivel tecnológico de una civilización alienígena

La esfera de Dyson fue sugerida por primera vez por el astrónomo británico Freeman Dyson, quien sugirió la posibilidad de construir una especie de “concha” alrededor de una estrella para capturar gran parte de su energía. Tales estructuras tecnológicas podrían indicar la huella de una civilización extraterrestre.

Dyson teorizó que las especies tecnológicamente avanzadas podrían rodear completamente su estrella natal para maximizar la captura de energía de la estrella. Así, cuando la estrella alienígena está encerrada, sería posible interceptar todas las longitudes de onda de lo visible para enviarlas hacia adentro, mientras que toda la radiación no utilizada sería enviada hacia afuera en forma de radiación infrarroja.

Cómo y dónde buscar una Esfera Dyson

Si pudiéramos observar estos mundos tan distantes, sólo podríamos esperar encontrar rastros arqueológicos de civilizaciones extraterrestres inteligentes que han estado extintas durante millones de años.

Asociado a que vale la pena dedicarse a la investigación en nuestra galaxia, algunos científicos han sugerido un método para encontrar rastros de civilizaciones inteligentes en la Vía Láctea y descubrir esferas con “estructuras” anómalas, tan anómalas que no pueden ser explicadas por los procesos astronómicos conocidos.

En otras palabras, se trataría de encontrar estructuras tecnológicas a gran escala que pudieran indicar la huella de una civilización extraterrestre.

En 1964, el astrónomo soviético Nikolaj Kardasev clasificó las civilizaciones extraterrestres capaces de realizar obras como “tipo II“. Tales civilizaciones tendrían capacidades tecnológicas que harían que nuestras plantas de generación de energía más avanzadas palidezcan. ¿Qué es eso? Capturar toda la energía producida por su estrella madre!

A principios de los años sesenta, el físico Freeman Dyson propuso la posibilidad de construir una especie de “caparazón” alrededor de una estrella para captar gran parte de su energía. Construir tal concha requeriría una cantidad de materia al menos igual a la masa de Júpiter.

Freeman Dyson

La mega estructura estaría compuesta por un sistema de satélites en órbita capaz de aprovechar la energía solar y luego transmitirla a una estación receptora.

Según Dyson, tal trabajo garantizaría una larga supervivencia a una posible especie exótica, satisfaciendo en gran medida las crecientes necesidades energéticas de una civilización tecnológica.

La fascinante intuición de Dyson parte del supuesto de que incluso nuestra civilización podría algún día construir estructuras similares para satisfacer la creciente demanda de energía, aunque nunca ha descrito en detalle cómo es posible hacer tal trabajo.

Sin embargo, desde entonces, se han propuesto numerosos proyectos para la construcción de una estructura artificial o de una serie de estructuras para aprovechar la energía de una estrella. En algunos casos, incluso se ha sugerido cerrar una estrella en una cáscara sólida de materia, pero ésta es sólo una de las variantes menos plausibles.

Fue el propio Dyson, antes de Kardashev, quien sintió que la búsqueda de pruebas de la existencia de estructuras similares podría conducir a la identificación de una civilización extraterrestre inteligente. La existencia de tal sistema construido alrededor de una estrella alteraría su luz emitida, ya que parte de la luz sería absorbida por los satélites.

Si la atenuación de la energía estelar fuera significativa, podría ser una pista de la existencia de una mega estructura tecnológica ajena. El problema es que una estrella envuelta en una nube de polvo cósmico sería muy similar a una esfera de Dyson. La imagen de la NASA capturada con el Wide-field Infrared Survey Explorer puede ser un ejemplo.

El objeto rojo en la parte superior izquierda es una estrella en la fase final de su vida envuelta en polvo. Sin embargo, un estudio realizado en 250.000 fuentes de infrarrojos celestes revela que casi 17 de ellas podrían ser la firma de una posible Esfera Dyson, como explica Richard Carringan de Fermilab.

La esfera de Dyson

Es probable que una súper civilización alienígena extienda su colonización a las estrellas cercanas de tipo solar del sistema planetario de origen. Teóricamente, no deberías mirar demasiado lejos después de ver una bola Dyson.

Carringan imagina una agrupación de estrellas colonizadas por una civilización de tipo II. Esto sería detectado como un vacío oscuro anómalo en el disco de la galaxia. Estos oscuros vacíos serían un signo de una “explotación” de algunas estrellas.

En sus reflexiones, Kardeschev también sugirió la existencia de civilizaciones de tipo III, capaces de explotar la energía de toda una galaxia.

El nivel tecnológico de una civilización alienígena

La escala de Kardashev es un método de clasificación de las civilizaciones según su nivel tecnológico, propuesto en 1964 por el astrónomo ruso Nikolai Kardashev. Propone una escalera de 5 peldaños, identificados con números romanos de I a IV, más un nivel inicial 0. Consiste en tres tipos, basados en la cantidad de energía disponible para las civilizaciones, de acuerdo a una progresión exponencial. La existencia de las civilizaciones descritas es totalmente hipotética, pero esta escala ha sido utilizada como punto de partida en la investigación del proyecto SETI, y también se utiliza para definir nuestra civilidad.

Tipo 0: civilizaciones (incluida la civilización terrestre de la época) que no fueron capaces de explotar toda la energía producida por sus primarios, ya sea directamente (energía solar) o indirectamente (energía eólica, mareas, ríos, pero también combustibles fósiles).

Tipo I: civilización capaz de utilizar toda la energía disponible en su planeta de origen (según los cálculos que Kardashev había propuesto inicialmente 4×1012 vatios).

Tipo II: civilización capaz de recoger toda la energía de la estrella de su sistema solar (4×1026 vatios).

Tipo III: civilización capaz de utilizar toda la energía de su galaxia (4×1037 vatios)

Tipo IV: capaz de controlar toda la energía de un súper cúmulo de galaxias (unos 1046 vatios).

Tipo V: capaz de disponer de la energía de todo el universo visible (unos 1056 vatios). Una civilización de este nivel es probablemente concebible dentro de la teoría del punto Omega de Frank Tipler.

Por lo tanto, la civilización humana seguiría siendo una civilización de “tipo 0”, ya que sólo utilizaría una fracción de la energía total disponible en la Tierra.

Según Kardashev, en 1964 la Tierra pudo haber percibido la presencia de una civilización de tipo III en forma de emanaciones de ondas de radio o rayos láser. En 1965 pensó que había interceptado una de estas señales en la radiogalaxia de la CTA 102 y la noticia fue publicada con gran prominencia por la agencia Tass, pero más tarde se enteró de que unos días antes un astrónomo holandés, Maarten Schmidt, había identificado la señal como la emisión de un cuásar. Más tarde, Iosif Shklovsky, el principal colaborador de Kardashev, llegó a la conclusión de que una civilización de tipo III sólo podía extinguirse a sí misma, según el concepto de singularidad tecnológica.

Las altas energías son necesarias para acortar las enormes distancias espacio-temporales entre las estrellas (túneles espacio-temporales) y así hacer una rápida transición hacia la adquisición de la disponibilidad de energías de niveles superiores.

Extrapolando sobre la base de la actual tasa de crecimiento del consumo de energía planetaria, según Michio Kaku, un físico teórico estadounidense, la humanidad podría alcanzar una civilización de tipo I alrededor de 2200, tipo II alrededor de 5200 y tipo III alrededor de 7800.

Sumario
La Esfera de Dyson y el nivel tecnológico de una civilización alienígena
Título
La Esfera de Dyson y el nivel tecnológico de una civilización alienígena
Descripcion
La esfera de Dyson fue sugerida por Freeman Dyson, sugiriendo la posibilidad de construir una especie de "concha" alrededor de una estrella para capturar su energía.
Autor
Editor
La Puerta del Misterio