Saltar al contenido
La Puerta del Misterio

Las pirámides de Visoko: un inmeso misterio

Las pirámides de Visoko: un inmeso misterio
Valora este post

Las Pirámides de Visoko no existen para los arqueólogos, para los geólogos son sólo estructuras naturales, pero para Semir Osmanagich, o Dr. Sam como él mismo se llama, son los edificios más antiguos construidos por la mano del hombre jamás encontrados.

Hoy en día, Visok -una ciudad de Bosnia-Herzegovina donde el empresario afirma haber encontrado cinco pirámides y un intrincado sistema de túneles subterráneos- se ha convertido en un destino turístico, pero sigue siendo el centro de controversia.

Si busca información sobre el “Valle de las Pirámides de Bosnia” en la web, encontrarás algunos juicios triviales: por ejemplo, Wikipedia -la enciclopedia colectiva de Internet- dice que se trata de un complejo montañoso natural con aspecto piramidal, situado cerca de Sarajevo, puesto de relieve por las teorías de Semir Osmanagich. “La tesis no tiene base científica o histórica“, sentencia el autor anónimo de la voz. Una condena sin apelación. Sin embargo, observando las imágenes y analizando los datos recogidos hasta ahora durante las excavaciones, existe la duda de que este juicio es al menos un poco precipitado.

Osmanagich estuvo recientemente en Milán, invitado por Uno Editori que organizó una conferencia. Con su sombrero de Indiana Jones y su cautivador trabajo, el Dr. Sam explicó al público durante más de una hora por qué cree que su descubrimiento es tan importante que tiene que reescribir los libros de historia. Una declaración pretenciosa, pero si la mitad de sus afirmaciones fueran ciertas, nadie podría culparlo. En su opinión, bajo esas colinas se esconde el complejo piramidal más grande y antiguo del mundo: las pirámides más altas -las del Sol (220 metros) y la Luna (190 metros)– haciendo que las pirámides egipcias pasen a un segundo plano (la Pirámide de Keops no supera los 147 metros) y datarían de hace muchos miles de años.

Una pirámide de 30.000 años

Una datación desconcertante, pero obtenida del examen de radiocarbono en algunas hojas fosilizadas encontradas atrapadas entre los pesados bloques de varias toneladas de la Pirámide del Sol. Edad: 29200 años. Y esas rocas paralelepípedas, bien formadas y cuadradas, no serían piedras naturales, sino obra del hombre: siete institutos de investigación diferentes (entre ellos el Politécnico de Turín) han establecido que esas losas están hechas de una especie de hormigón, o mejor dicho, de un geopolímero cementoso extremadamente resistente que obviamente no existe en la naturaleza.

La disposición de las colinas de Visoko también nos hace pensar en la intervención humana: al unir las pirámides del Sol, la Luna y el Dragón con tres líneas rectas, obtenemos un triángulo perfectamente equilátero. Además, el lado norte de la Pirámide del Sol coincide casi perfectamente con el norte astronómico, con una diferencia de menos de un grado. Todas las estructuras aparecen entonces muy regulares, con 4 caras triangulares con la misma inclinación. Todas están cubiertos por una capa de tierra de aproximadamente un metro de altura, que el Instituto Estatal de Pedología dató de hace unos 12.000/15.000 años.

simulacion piramide visoko lapuertadelmisterio

Abajo, hay varios niveles de terrazas hechas de bloques de geopolímero o, en el caso de la Pirámide de la Luna, bloques de arenisca unidos por arcilla. También en este caso, el descubrimiento de material orgánico permitió establecer la edad de la construcción: serían más de 12 mil años. Luego, más abajo, en las profundidades del terreno, una red de túneles, cámaras y túneles llenos de tierra y escombros se extiende durante decenas de kilómetros, que poco a poco va soltando la base creada por Sam Osmanagich.

Sin embargo, como hemos dicho, para los arqueólogos y geólogos todo esto no existe o es simplemente obra de la naturaleza. ¿Cómo es esto posible? En parte, depende de si el sitio fue examinado cuando las excavaciones acababan de comenzar y poco o nada surgió. Los artículos también citados por Wikipedia para definir la tesis del Dr. Sam como infundada se remontan principalmente a 2006. Quién sabe, si hoy, 13 años después, los mismos eruditos que rechazaron y rechazaron el descubrimiento fueron al sitio, quizás su opinión sería diferente. Seguramente, ya no podían descartarlo todo como un absurdo desde un punto de vista histórico. También porque mientras tanto la comunidad arqueológica ha tenido que admitir -gracias al descubrimiento de Göbekli Tepe– que hace 12 mil años, mucho antes de los sumerios, existían civilizaciones capaces de construir grandes complejos arquitectónicos.

Para derrotar la tesis de Osmanagich, no basta con decir que no tiene base científica: es necesario demostrar que los exámenes son erróneos, las pruebas son erróneas, las explicaciones son infundadas. Uno debe ver con sus propios ojos, examinar en persona, encontrar interpretaciones alternativas. Debemos hacer ciencia, en resumen, que no se base en opiniones, o peor aún, en preconceptos y prejuicios, sino en datos objetivos, mensurables y verificables. Datos que Osmanagich afirma haber obtenido de años de estudios de campo, con la colaboración de docenas de estudiosos y expertos de los más diversos campos y de diferentes nacionalidades: no debería ser difícil obtener sus informes y su experiencia para un investigador seriamente interesado en aclarar.

También porque el Dr. Sam dice que tiene pruebas de que las pirámides de Bosnia son amplificadores de energía: cuatro técnicos diferentes en cuatro momentos diferentes habrían medido la emisión de un rayo desde la punta de la pirámide del Sol a la frecuencia de 28 kHz, cuya intensidad se hace más fuerte a medida que se aleja de la parte superior porque sería el efecto de “una tecnología no herziana“. Declaraciones que hace que a los científicos se les levante el pelo de la cabeza. Pero una vez más, dado que los ingenieros que identificaron este campo electromagnético en particular estaban equipados con instrumentos científicos, no debería ser difícil para un físico -los datos disponibles- verificar si está justificado o no.

Los ciclos de la historia

No sólo eso. Osmanagich incluso afirma que en los túneles subterráneos hay una concentración muy alta de iones negativos y una ausencia total de radiación cósmica y radiactividad natural, lo que hace que estos entornos sean extremadamente saludables. Por el contrario, serían lugares de curación, donde las células humanas pueden regenerarse y autolimpiarse. Las pruebas médicas habrían demostrado que después de unas horas en esas cavidades, el nivel de glucosa en la sangre disminuye y mejora la presión.

¿Ningún médico con sano escepticismo y curiosidad científica quiere ir a Visoko a ver por sí mismo estos increíbles “poderes”?

tuneles piramides visoko lapuertadelmisterio

Por su parte, el empresario bosnio trasladado a Estados Unidos parece tener mucha confianza en sí mismo y en los resultados de su investigación. “Todo lo que los libros de historia dicen sobre las pirámides está mal. No sólo están en Egipto y México, sino que están dispersos en todos los continentes. De los de Giza, dicen que eran tumbas, pero no se encontraron pinturas, inscripciones, momias, ornamentos, material orgánico, nada que pueda probar su construcción como, cuándo y por qué“, dijo durante la conferencia de Milán. “Hay 250 pirámides en China, pero el gobierno no autoriza las excavaciones, porque tienen al menos 12 mil años y cambiarían la historia.

Una historia que debería ser reescrita para él. “El que comenzó con los sumerios es sólo el último ciclo de la humanidad. Antes, hubo muchos otros que terminaron hace 12 mil años, 20 mil, 30 mil, 50 mil… La historia está hecha de un ciclo tras otro. Un cataclismo acabó con la última civilización anterior a la nuestra, los pocos que sobrevivieron escondidos en cuevas o ciudades subterráneas encontraron su mundo destruido y tuvieron que empezar de nuevo desde el Neolítico. Pero nosotros, descendientes de los pocos que escaparon al fin del mundo, habríamos perdido el recuerdo de nuestro pasado que ocasionalmente resurgiría sin ser plenamente comprendidos.”

El testimonio del Dr. Cascini Sergio

El Dr. Cascini también estuvo en Visoko y pudo “tocar” con su mano los muchos misterios que rodean ese lugar. Durante su visita habló de las medidas de las ondas electromagnéticas que desde la cima de la Pirámide del Sol son “disparadas” al espacio.

El Dr. Cascini asegura que los descubrimientos realizados a lo largo de los años son tales que pueden reescribir la historia de la humanidad. Se encontró un objeto metálico bajo la Pirámide del Sol a unos 2240 metros, una placa de forma parabólica de naturaleza desconocida del tamaño de 200 metros de diámetro. Produce ondas electromagnéticas de 10kw de potencia, las ondas convergen sobre la pirámide y van hacia el cosmos.

Cómo se produce esta energía persistente sigue siendo un misterio inquietante, estamos en presencia de una pequeña central eléctrica de 10 kW, enterrada bajo una pirámide de la que no conocemos la fuente de energía y ni siquiera sabemos lo que está transmitiendo.

Podríamos imaginarlo como un faro para alguien que escucha en el espacio sideral o como una especie de mensaje que se repite para aquellos que pueden interpretarlo.

Los técnicos del Grupo de Investigación SB que han descubierto esta emisión de ondas están desconcertados, desafortunadamente todavía no se habla de excavaciones para llegar al objeto que emite la radiación pero el proyecto está en curso.

Pronto entrarán en la Pirámide del Sol por una de las entradas laterales recientemente descubiertas, es cuestión de poco y podemos reescribir la verdadera historia de la humanidad.

Fuente | las0rgente

Sumario
Las pirámides de Visoko: un inmeso misterio
Título
Las pirámides de Visoko: un inmeso misterio
Descripcion
Las Pirámides de Visoko no existen para los arqueólogos, para los geólogos son sólo estructuras naturales, pero para Semir Osmanagich, son los edificios más antiguos construidos por la mano del hombre jamás encontrados
Autor
Editor
La Puerta del Misterio