Saltar al contenido
La Puerta del Misterio

Los Nok, una de las civilizaciones africanas más avanzadas del siglo X a.C

Los Nok, una de las civilizaciones africanas más avanzadas del siglo X a.C
Valora este post

Nok es el nombre de una pequeña aldea en el centro de Nigeria, donde en 1928 un grupo de mineros sacó a la luz una serie de hallazgos de terracota, evidencia de una antigua civilización perdida.

Las numerosas excavaciones arqueológicas posteriores al descubrimiento han revelado que la civilización Nok puede haber sido la primera civilización compleja que apareció en África Occidental, construida al menos en el 900 a.C. y desaparecida misteriosamente alrededor del 200 d.C.

Los hallazgos han puesto de relieve una sociedad extremadamente avanzada, con uno de los sistemas judiciales más complejos de la época, que surgió en un momento en que otras culturas africanas entraban en la era neolítica.

Los arqueólogos se han encontrado con una serie de herramientas de piedra, pinturas rupestres y herramientas de hierro, incluyendo extraordinarias cabezas de lanza, brazaletes y pequeños cuchillos.

Pero el aspecto más intrigante y enigmático de la cultura Nok está representado por sus estatuas de terracota, descritas por el sitio Memoire d’Afrique, que alberga una galería fotográfica de estatuas, extraordinarias, atemporales y casi “extraterrestres”.

A pesar del notable patrimonio cultural que los Nok han dejado atrás, todavía quedan muchas preguntas sin respuesta.

En primer lugar, como no se ha recibido ninguna prueba escrita, el nombre original de esta civilización sigue siendo desconocido.  Además, la razón de su repentina desaparición y el verdadero propósito de las misteriosas estatuas de terracota de tamaño natural siguen siendo desconocidos.

El avance tecnológico de esta civilización es atestiguado por las extraordinarias obras de arte producidas por los Nok, artefactos que expresan un notable dominio del proceso de producción y cocción de la arcilla.  Las estatuas antropomorfas se caracterizan siempre por una atención casi maníaca al detalle, representada con peinados complejos, grandes cabezas alargadas, ojos en forma de almendra y labios semicerrados.

Estos rasgos inusuales son particularmente desconcertantes, teniendo en cuenta el hecho de que las estatuas fueron hechas a tamaño natural y respetando las proporciones entre la cabeza y el resto del cuerpo, llevando a algunos a utilizar el término “extraterrestre en apariencia” para describir las obras de arte de los Nok.

La inspección microscópica de la arcilla utilizada en el área Nok muestra una importante uniformidad de composición, sugiriendo que el material provenía de un solo depósito aún no descubierto.

No se sabe mucho sobre el verdadero propósito de las esculturas, pero algunos investigadores han sugerido que las estatuas sirvieron como amuletos para evitar la pérdida de cosechas, enfermedades e infertilidad.  Otros estudiosos, sin embargo, creen que las figuras representan a individuos de alto estatus, o deidades “celestiales” celebradas y adoradas por el pueblo.

Sin embargo, la creación de estatuas de tamaño natural no es la única indicación de la complejidad de su civilización.  Las investigaciones han demostrado que el Nok desarrolló un sistema administrativo y judicial muy avanzado para garantizar la justicia social y el orden público.

Muy similar a la organización moderna del poder judicial occidental, los Nok crearon dos tipos de tribunales: uno para juzgar casos civiles, tales como disputas familiares o acusaciones falsas, y otro para acusaciones más graves, tales como robo, asesinato y adulterio.

Además, dentro de un santuario cerrado había un alto tribunal que examinaba los casos que no podían ser resueltos por los tribunales.

La gente creía que todo crimen atraía una maldición que podía destruir a toda la familia y, por lo tanto, la culpabilidad debía ser descubierta y castigada para evitar las consecuencias.

Antes de ser llevado ante el tribunal, el sospechoso fue llevado entre dos monolitos frente al sol, donde juró solemnemente ante Nom, la deidad suprema de los Nok, decir la verdad.

La corte estaba presidida por el sumo sacerdote y los varios jefes de clan.  El que fue encontrado culpable fue obligado a sacrificar a los dioses en cabras y dioses, además de una cantidad de vino local para el sumo sacerdote.  Después de eso, la ciudad fue declarada un día de celebración, para agradecer a los dioses por ayudarles a resolver el caso y por el peligro de escapar de la maldición.

¿Qué les ha pasado?

En cierto momento, alrededor del año 200 d.C., la floreciente cultura Nok se eclipsó entre los pliegues de la historia, causando perplejidad y cuestionamientos entre los estudiosos sobre la razón de su desaparición.

Algunos investigadores han sugerido que la sobre explotación de los recursos naturales y una fuerte dependencia del carbón podrían haber jugado un papel crucial en la desaparición del Nok.  Se han planteado otras hipótesis al respecto: del cambio climático a las invasiones, de una epidemia devastadora a la migración a otras zonas geográficas.

Pero el de la desaparición no es el único enigma que queda sin respuesta: casi todas las estatuas de terracota están rotas o gravemente dañadas.  ¿Es un daño intencional o es el simple efecto del proceso natural de erosión?

¿Dónde están los torsos de la mayoría de las estatuas?  Los investigadores plantean la hipótesis de que las partes faltantes podrían estar ubicadas bajo tierra inmediatamente fuera de los antiguos centros urbanos.  Los investigadores están deseosos de aclarar este y otros problemas no resueltos, confiando en que una nueva campaña de excavación podría proporcionar nuevas fuentes para aclarar el enigma Nok.