Saltar al contenido
La Puerta del Misterio

Los rastros químicos son una herramienta para el control mental

Los rastros químicos son una herramienta para el control mental
Valora este post

Alfred Lambremont Webre, en su extensa investigación, de la cual reportamos un extracto significativo, se enfoca en uno de los propósitos de los rastros químicos, el control mental. Para ser preciso, el autor, en su valiente y documentado artículo, destaca las perniciosas consecuencias de las estelas químicas y la radiación electromagnética sobre la salud y el estado de ánimo psicofísico: el ataque a la salud y al equilibrio psicológico se perpetra con toneladas de venenos dispersos cada día en todo el mundo.

¿Qué más se necesita para sacudir a la población de su inercia, para inducirla a reaccionar? ¿No son suficientes la devastación de los ecosistemas, la propagación de enfermedades discapacitantes y mortales, la brutalización de los individuos para sacudir esta gris indiferencia?

Hay evidencia de que el sistema H.A.A.R.P. y los rastros químicos controlan la mente contra la población humana globalmente, así como a nivel nacional, regional e individual. Estas operaciones de control mental incluyen las siguientes actividades: operaciones biológicas, incluido el uso de agentes de guerra biológica; operaciones electromagnéticas, incluido el sistema H.A.A.R.P. Estas operaciones constituyen crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y genocidio en virtud del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional y de los Convenios de Ginebra.

La expresión “control mental” se ha aplicado a cualquier táctica, psicológica o de otro tipo, que pueda utilizarse para subvertir y desintegrar la identidad de un individuo, el control sobre su propio pensamiento, comportamiento, emociones y toma de decisiones.

Se está llevando a cabo un poderoso e integral programa de control mental contra la población, a través de actividades químico-biológicas.

En particular, el aerosol difuso contiene los siguientes valores de elementos químicos tóxicos, cuyo efecto sobre los procesos mentales, psicológicos y emocionales es devastador. Las siguientes cifras muestran el número de veces que se supera el límite legal “permitido”:

  • Aluminio: 15,8
  • Antimonio: 63.3 (Esto no es un error tipográfico)
  • Arsénico: 418 (Esto no es un error tipográfico)
  • Bario: 5,3
  • Cadmio: 6
  • Cromo: 6.4
  • Cobre: 9
  • Hierro: 43,5 (Esto no es un error tipográfico)
  • Plomo: 15,7
  • Manganeso: 513,8 (Esto no es un error tipográfico)
  • Níquel10,7
  • Zinc7,5

Los rastros químicos han convertido la atmósfera en algo así como el plasma. Respirar este plasma con las concentraciones indicadas anteriormente ha demostrado causar anormalidades en el comportamiento. Así que las estelas químicas pueden considerarse un programa de control mental.

A continuación se presentan los resultados ilustrados en un informe de la Dra. Ilya Sandra Perlingieri. El informe fue leído en una conferencia celebrada el 3 de febrero de 2011.

1. Alucinaciones, amnesia, esquizofrenia, sensación de obnubilación, dolor de cabeza e insomnio; languidez, somnolencia, debilidad, trastornos emocionales.

2. Las personas que tienen’explosiones de comportamiento’ repentinas están sufriendo de hecho de daño cerebral como resultado de envenenar la biosfera, llena de metales pesados y otros químicos tóxicos, pero son tratadas como si fueran criminales.

3. Es bueno saber que el aluminio causa déficits cognitivos y daños cerebrales. Este daño tarda años en manifestarse, sin embargo, poco a poco, el aluminio causa una lenta pero insidiosa destrucción del cerebro. […]

4. ¿Por qué se propagó una epidemia de autismo entre nuestros hijos? ¿Por qué a tantos de nuestros niños se les recetan medicamentos psicotrópicos para problemas de conducta y se les diagnostican trastornos cognitivos? ¿Por qué millones de adultos toman medicamentos antidepresivos? “” […]

Cuatro aspectos son muy evidentes:

1. La capacidad de atención y concentración ha disminuido drásticamente.

2. La gente a menudo tiene amnesia.

3. La memoria a corto plazo está comprometida.

4. Demasiadas personas son intolerantes y nerviosas.

Para muchas personas, los procesos de pensamiento y el pensamiento en sí mismo son temas muy difíciles de entender o incluso difíciles de discutir. Nadie quiere que le digan que su mente no está clara.

Es más fácil atacar al mensajero que comprender la enormidad de las acciones llevadas a cabo por los militares y los gobiernos, sobre todo porque nada es reportado por los medios oficiales controlados por el sistema.

Es más fácil rechazar información válida o ponerse a la defensiva que asumir la responsabilidad personal por cuestiones críticas que tienen un impacto negativo en nuestras vidas.

Fuente: Alfred Lambremont Webre | ufodigest .