¿Qué pasaría si hubiese una mega tormenta solar?
Saltar al contenido
La Puerta del Misterio

¿Qué pasaría si hubiese una mega tormenta solar?

Ya ha ocurrido y volverá a suceder: nuestra estrella podría enviarnos de vuelta a la Edad Media con una mega tormenta solar. ¿Qué pasaría?

Todo comienza con una fantástica aurora boreal. Pero será el último momento de alegría antes de los años de sufrimiento. Podría ser cualquier día. Pero casi con toda seguridad en un año en el que el ciclo de una década de actividad solar está en su punto álgido. Poco después del amanecer, las luces de la casa comenzarán a temblar, la televisión luchará por sintonizar. Alguien tendrá tiempo de buscar en Internet una tormenta magnética violenta. Entonces todo se apagará. Y va a ser un apagón total.

Bombas de plasma del Sol

¿Un escenario de ciencia ficción? No. Un estudio de la Academia Americana de Ciencias lo ha descrito con precisión. Y se considera plausible. “Además de la luz, el sol también produce un flujo de partículas elementales que forman el llamado viento solar”, explica Luigi Smaldone, astrofísico de la Universidad de Nápoles.

“La actividad de nuestra estrella cada 11 años alcanza un máximo, que se manifiesta con un aumento de las manchas solares y, ocasionalmente, algunos fenómenos más violentos. Por ejemplo, explosiones”.

Aún más violento es lo que los astrónomos llaman eyección de masa coronal (abreviado Cme, emisiones de masa coronal, es decir, de la corona solar). Se trata de llamaradas “extremas”, durante las cuales se disparan globos de plasma a 1,5 millones de grados y más de mil millones de toneladas, formados por protones y electrones, a velocidades de hasta casi 3.000 km/s, desprendidos del Sol. Si la Tierra fuera golpeada por una de estas “esferas de fuego”, la situación podría volverse dramática. Intentemos que quede constancia de ello.

Plantas de energía fundida. Día 0

Las esferas de plasma, que comenzaron a 150 millones de kilómetros de la Tierra, dejaron fuera de combate a la red eléctrica mundial en cuestión de segundos. La televisión está apagada. Pero también lo están los teléfonos. Casi inmediatamente el agua desaparece, al menos en los condominios: las bombas para subirla a los pisos son eléctricas. Y los electrodomésticos han dejado de funcionar. A la mañana siguiente, las cosas de la nevera apestan. “Todo esto sucedería porque en las líneas de distribución de energía habría corrientes inducidas violentas”, explica Smaldone. “Los transformadores que convierten el alto voltaje en voltaje normal de la casa se fusionarían. Y adiós corriente.”
El único aspecto positivo, sólo temporal: una aurora increíble, visible incluso en latitudes bajas.

Tuberías en llamas. Día 1

Los trenes y el metro son inutilizables. También es difícil obtener gasolina, porque no hay electricidad para hacer funcionar las bombas. Los oleoductos y gasoductos no funcionan porque requieren energía. Las centrales nucleares se apagan automáticamente.

Nadie moriría al instante. “Pero la masa coronal golpearía el campo magnético de la Tierra, “infiltrándose” en las regiones polares. Los primeros en ser alcanzados serían los satélites, con sus circuitos”, continúa Smaldone. Por no mencionar que los sistemas de navegación están controlados por el GPS. Si saltaban, los aviones (pero también los barcos, los coches, incluso los sistemas antirrobo) se volvían “ciegos”.

Hospitales sin electricidad. Día 6

En los hospitales, mueren categorías enteras de pacientes: las salas de reanimación, por ejemplo, y las salas de diálisis, es decir, las que dependen más de las máquinas, se vacían de pacientes. No se puede encontrar más medicina y los estantes del supermercado están vacíos. Los edificios más altos están abandonados. Muchos buscan refugio en el campo. Hoy en día todo se ordena, desde medicinas hasta coches, desde ordenadores hasta piezas de repuesto.

Y cuando la red de distribución se rompe, se derrumba. Los grandes transformadores de las centrales eléctricas se fundirán en la tormenta magnética y no podrán ser reparados. No habrá piezas de repuesto, y no será posible construirlas, porque se cerrarán las plantas industriales, incluidas las refinerías.

Sin electricidad, los edificios altos se vaciarían rápidamente. La gente elegiría campañas.

Los ahorros desaparecieron. Día 30

Nada funciona: calefacción y aire acondicionado, cajeros automáticos, semáforos e industrias. En los bancos, la gente descubre que el dinero, el dinero real, ya casi no existe. Son sólo números en los monitores, ahora apagados. Un mes después del apagón, el mundo está agotado. Para transmitir las noticias, los operadores de radioaficionados han vuelto a estar de moda; de hecho, algunos son capaces de alimentar su propia radio con paneles solares.

Volver a la normalidad llevaría mucho tiempo: años, quizás incluso 10, según el informe de la Academia de Ciencias de los Estados Unidos. Y las consecuencias serán graves: hasta 300 millones de muertos, así como daños económicos equivalentes a los de docenas de huracanes como el Katrina. ¿Pero a qué escala atacaría una tormenta geomagnética?

“Para las comunicaciones y todo lo relacionado con los satélites, el daño sería planetario. Por lo que se refiere a los problemas eléctricos, las zonas afectadas se medirían a nivel continental. Las regiones de la Tierra por encima de 45° Norte y por debajo de 45° Sur están en peligro. Paradójicamente, el cinturón ecuatorial está más protegido, porque en promedio es menos avanzado desde el punto de vista tecnológico y por lo tanto menos vulnerable”, explica Smaldone.

Volvemos a la casilla de salida. Día 3.000

Después de 8-10 años volvemos gradualmente a la normalidad. Se restauran los servicios esenciales; en las casas, poco a poco, vuelve la electricidad. Sin embargo, entretanto, el desarrollo del mundo se ha desplazado hacia África y América del Sur, las regiones menos afectadas. Y en las calles de las ciudades, los coches luchan por volver: la gente se ha acostumbrado a las bicicletas y a caminar de nuevo. Tal vez esta tragedia le trajo algo bueno.

Las tormentas más violentas de la historia

Algunas tormentas solares ya han golpeado la Tierra. En 1989, aparecieron auroras en los cielos de Canadá y, al sur, hasta Cuba. La red eléctrica de Quebec se colapsó: 6 millones de personas se quedaron sin electricidad durante 9 horas. Eventos similares habían ocurrido en 1921, 1941, 1958 y en menor medida en 1967.

La tormenta más violenta, sin embargo, ocurrió en 1859. Se llamaba “el evento de Carrington“, llamado así por el astrofílico Richard Carrington, que fue el primero en entender lo que estaba sucediendo. Hubo 8 días de comunicaciones telegráficas trastornadas y aurora incluso en Italia. Por suerte, en aquel entonces, el mundo no consumía mucha electricidad.

También debido a una tormenta solar en 1983, el Air Force One, el avión del Presidente de los Estados Unidos (entonces Reagan), permaneció durante 3 horas incapaz de comunicarse mientras pasaba por la URSS. Si Estados Unidos llega ha sospechar que era un sabotaje, podría haber estallado una guerra.

 

Fuente | Focus

Sumario
¿Qué pasaría si hubiese una mega tormenta solar?
Título
¿Qué pasaría si hubiese una mega tormenta solar?
Descripcion
Ya ha ocurrido y volverá a suceder: nuestra estrella podría enviarnos de vuelta a la Edad Media con una mega tormenta solar. ¿Qué pasaría?
Autor
Editor
La Puerta del Misterio