Tiahuanaco el gran misterio
Saltar al contenido
La Puerta del Misterio

Tiahuanaco es uno de los MISTERIOS más GRANDES de la Historia

Tiempo de lectura: 4 minutos

UBICACION tiahuanaco_mapa_3Tiahuanaco (Tiwanak) es un antiguo complejo arquitectónico y actual yacimiento arqueológico de Bolivia, ubicado en la meseta del Collao a 20Km al sureste del lago Titicaca. Así existe una puerta de piedra que podría tener más de diez mil año de antigüedad…. ¿Crees que es imposible?

A 3.825 metros sobre el nivel del mar, donde el oxígeno escasea y donde ni siquiera es visible ver la capital de La Paz, se alza uno de los monumentos megalíticos más sobrecogedores y desestabilizadores del pasado andino: La Puerta del Sol (Inti Punk), y nadie sabe con exactitud su antigüedad.

Hay  quien afirma que puede tener 27.000 años, los que más afirman en torno a los 10.000 años y los que menos, los ortodoxos, creen que pueden tener sobre los 2.300 años.

Un investigador alemán, Rolf Müler, es el único que ha intentado datar con criterio científico la antigüedad del monumento. Se ha averiguado que cuando llega el equinoccio austral de primavera (proceso que se realiza cada 21 de Septiembre) los primeros rayos de sol penetran en el momento hacia las cinco de la mañana, atravesando la puerta. Esa fecha, curiosamente, es la misma que los mayas utilizaban para indicar la la llegada desde los cielos de Kukulkán, su dios, también asociado a las estrella y que sería, según muchos interpretes, al igual que el días Quetzalcóatl, una acepción local centroamericana de Viracocha, el dios de los pueblos andinos, un personaje legendario que, puestos a especular, se nos antoja poseedor de unos conocimientos más allá de lo humanamente considerable.

Puerta del Sol

Partiendo de esta particularidad astronómica, Müler verificó matemáticamente las modificaciones orbitales y de inclinación del eje terrestre, según es hoy la salida del Sol ese 21 de Septiembre, cuándo el citado amanecer encajaba como un guante con la puerta, marcando como fecha el año 9500 a.C.

Así que, o bien los constructores del monolito quisieron señalar esa fecha por alguna razón extraña, o bien esa fecha es la que corresponde al momento que se construyo el monolito. De prevalecer la segunda de las opciones, Tiahuanaco sería la primera de las ciudades construidas por el hombre.

Esto, a la misma vez, supondría un órdago a la cronología aceptada, puesto que, según la arqueología ortodoxa, por aquel entonces no había allí una cultura capaz de construir semejante jeroglífico de piedra.

La puerta fue encontrada hace casi dos siglos en las alturas de ese enclave ciclópeo que es Tiahuanaco, justo al lago Titicaca, y hoy, pase los avatares del tiempo, ocupa el que originariamente fue su emplazamiento.

Este sorprendente portal, trabado sólo en un bloque de piedra andesita, tiene 2,75 metros de altura, 3,84m de longitud, una anchura de 50 centímetros y pesa 10 toneladas aproximadamente. Entre los enigmas que plantea, hay que destacar que transmite el friso de su dintel.

Cargado de una simbología aún sin descifrar, destaca en él una figura humanoide de pequeñodios_de-los-báculos_vinocha cuerpo y gran cabeza. Tiene bajo sus ojos varios orificios en la piedra que parecen lágrimas, razón por la cual es conocido como el “Dios Llorón“. Sustentado sobre una pirámide escalonada, cada una de las manos de este personaje sostiene un báculo. De su cabeza surgen 24 rayos. En definitiva, se trata una representación que, como es lógico, ha dado lugar a infinidad de interpretaciones.

Se cree que puede representar a una entidad religiosa, un rey o a un sacerdote. Otros creen que es una divinidad, pero la tradición andina, y muchos expertos, identifican a esta figura con Viracocha. Y eso, por razones que ya hemos comentado, son palabras mayores.

A ambos lados de la imagen encontramos un total de 48 figuras: 24 a la izquierda y 24 a la derecha. Se trata de hombres alados con corona, algunos con cabeza de ave, y que dan la impresión de estar caminando.

Es probable que tan medida distribución no corresponda sino a un calendario que señalaba años de doscientos ochenta y ocho días…. aunque parezca increíble…. si… doscientos ochenta y ocho días. Jamás la Tierra ha tardado ese tiempo en girar alrededor del Sol. Ningún ciclo terrestre corresponde con ese calendario, ni siquiera el año de Venus, asociado simbólicamente a Viracocha, que dura doscientos veinticuatro días.

Muro Viracocha

Pero hay un probabilidad más que fascinante…

Si en un tiempo muy remoto la Tierra dispuso de cuatro lunas, su influencia provocaría un adelanto en su ciclo de traslación alrededor del Sol. Un adelante que ¿casualmente? llevaría a nuestro planeta a completar un ciclo anual en doscientos ochenta y ocho días.

No hay que olvidar que tradiciones andinas hablan que la Tierra, en un lejanísimo pasado, estuvo rodeada por más lunas que actual.

Sin duda, Tiahuanaco, es una ciudad y una civilización rebosante de misterios y de preguntas que siguen a día de hoy sin resolverse. ¿Quienes eran realmente los tiahuanacotas? ¿Cómo construyeron estos templos, que aún hoy nos asombran? ¿Porque desaparecieron sin dejar rastro? Ojalá algún día encontremos respuestas a todas estas y más preguntas que nos rondan por la cabeza.